Qué portátil gaming comprar en 2021: 19 ordenadores desde 999 a 4.000 euros

Qué portátil gaming comprar en 2021: 19 ordenadores desde 999 a 4.000 euros

Si quieres jugar en PC estés donde estés, el portátil gaming es tu dispositivo. Más allá de que tenga un hardware ambicioso para ejecutar tus títulos favoritos con solvencia, hay otros apartados como la refrigeración o la pantalla que pueden marcar la diferencia. En nuestra guía de compra de portátiles para jugar encontrarás qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un equipo gaming y una cuidada y amplia selección de modelos desde mil euros.

Cómo elegir un portátil para gaming

Lo fundamental para que un ordenador portátil nos ofrezca una buena experiencia gaming es que su hardware esté a la altura. Aunque la GPU es la protagonista, el procesador, la cantidad y tipo de RAM y el almacenamiento tienen su papel importante.

Ojo a la tarjeta gráfica

Rtx3060ap

Texturas, renderizado de imágenes... los juegos son una de las aplicaciones más exigentes que existen y buena parte del trabajo recae sobre la tarjeta gráfica. De ahí que la GPU sea tan importante a la hora de elegir un equipo para jugar.

En este terreno NVIDIA sigue llevando la voz cantante, de ahí que sus gráficas sean las más abundantes en portátiles gaming de gama media y alta. AMD por el momento todavía no ha lanzado no ha lanzado las versiones de su familia de GPU Radeon RX 6000 para ordenadores portátiles (se espera que lo haga durante el primer semestre de este año), por lo que por el momento no hay portátiles con GPU RX 6000 y arquitectura RDNA 2.





Ya es posible encontrar portátiles con la última generación de GPU de NVIDIA, las RTX 3000 una magnífica opción mirando al presente y futuro, si bien la generación anterior sigue siendo una buena alternativa si nuestro presupuesto es más ajustado, con la RTX 2060 presente en equipos que rondan los mil euros. Aunque menos abundantes, también hay portátiles gaming interesantes con las gráficas Radeon RX 5000 integradas.

El paso de la arquitectura de Turing a la de Ampere de la mano de las nuevas RTX 3000 presenta mejoras notables en aspectos como el rendimiento o la refrigeración a precios más asequibles que sus predecesoras, democratizando el juego 4K y 60 FPS incluso con ray tracing activado en algunos títulos, si bien es interesante para jugar a 1440p y altas tasas de FPS.

Teniendo en cuenta los juegos que están por llegar y la inversión a realizar, nuestra recomendación como punto de partida es una RTX 2060, con buen rendimiento 1080p y a 1440p y que nos permite disfrutar de la tecnología RTX ausente en las generaciones previas, ya que el impacto de esta tecnología en los gráficos es potente. Eso sí, ten en cuenta que la RTX R060 es la opción más básica para disfrutar de la experiencia del ray tracing, pero no es la que ofrece el mejor rendimiento

En todo caso, es importante elegir la gráfica en consonancia a la resolución y la tasa de refresco del panel. La idea es escoger el modelo que nos permita jugar a la resolución nativa del panel con una cadencia de imágenes estable y lo más cercana posible a 60 Hz (60 FPS), o a la frecuencia de refresco máxima del panel (generalmente y muy recomendable 120 Hz o 144 Hz) o incluso 240Hz si apostamos por un equipo de lo más ambicioso y exigente.

No obstante, si el portátil dispone de puerto Thunderbolt 3 o posterior, también existe la opción de conectarlo a una caja eGPU y con ella ampliar potencia gráfica a tu gusto. Pero si no queremos complicarnos, la RTX 2060 es la opción base.




NVIDIA GeForce RTX 3000: jugar a 4K y 60 FPS con raytracing será la norma en unas gráficas bestiales y (algo) más asequibles

NVIDIA GeForce RTX 3000: jugar a 4K y 60 FPS con raytracing será la norma en unas gráficas bestiales y (algo) más asequibles

Sin desmerecer la CPU

La CPU es la encargada de la física, la inteligencia artificial o la resolución de nuestros juegos, de ahí que el procesador tenga gran incidencia en nuestra experiencia gaming. Eso sí, es importante destacar que la mayoría de los juegos no aprovechan todos los hilos de ejecución ni todos los núcleos de los procesadores.

En este sentido los juegos se benefician más de una CPU más rápida que de una capaz de manejar más hilos de ejecución. Siempre y cuando solo uses el ordenador para jugar, porque si también lo usas para creación de contenido (edición de foto y/o vídeo), te interesará además apostar por un chip rápido y con más hilos y núcleos.





AMD dio un golpe encima de la mesa en 2020 en rendimiento, desempeño gráfico y eficiencia con los Ryzen 4000 y los novísimos Ryzen 5000 Mobile siguen esa estela mejorando en aspectos como la reducción de latencia o una mayor frecuencia de reloj máxima. A pesar de ello, el combo dominante en el mercado gaming es el de procesadores Intel y gráficas NVIDIA.

Aterrizando el estado del arte de los CPU, nos interesa mirar portátiles para jugar que cuenten con procesadores Intel Core i5 o Core i7 de décima o undécima generación o, entre los modelos más asequibles, aquellos con chips AMD Ryzen 5 o Ryzen 7 4000 o 5000 (la mayoría de la generación anterior, aunque ya se empiezan a ver en el mercado modelos de la última generación), con muy buena relación calidad precio.





La serie predominante en el escenario gaming es la H (presente en los chips de Intel y AMD), de mayor rendimiento y consumo, la elegida para portátiles más grandes y voluminosos como son los equipos para jugar.




Guía de compra de portátiles gaming en 2020 por menos de mil euros

Guía de compra de portátiles gaming en 2020 por menos de mil euros

Otros componentes: RAM y almacenamiento

Tras aclarar qué GPU y CPU necesitamos, lo siguiente será elegir un modelo con suficiente RAM y espacio de almacenamiento para jugar.

Los portátiles gaming más baratos cuentan con 8GB de RAM, si bien lo mínimo recomendable es ir a modelos que dispongan de al menos 16GB de RAM, lo que nos permita simultanear el juego y otras actividades. Cuanta más RAM, mejor, si bien una cifra óptima para jugar a gran nivel son los 32GB. Si además lo quieres para editar vídeo/foto, apostar por más cantidad es una buena idea. En cuanto al tipo, al menos DDR4 y lo más rápida posible.

Quizás tu presupuesto sea ajustado, o simplemente busques un portátil gaming low cost para uso general y jugar de vez en cuando. Si es tu caso quizás te apañes con 8GB de RAM pero, antes de comprar, asegúrate de que puedas actualizarlo en el futuro con otros módulos de más capacidad.




Cómo ampliar la memoria RAM de un ordenador: todo lo que debes saber

Cómo ampliar la memoria RAM de un ordenador: todo lo que debes saber

Hoy en día es difícil encontrar ordenadores que no vengan con unidades SSD de almacenamiento, no obstante también los hay que incluyen soluciones de almacenamiento que combinan SSD con HDD, de modo que puedas aprovechar la velocidad de las SSD para el arranque y el espacio de los HDD para archivos. En ese caso, elige aquellos que cuenten con HDD de 7.200 rpm

Si buscamos un portátil gaming barato, la mejor opción es ir a por los que cuenten únicamente con un SSD, aunque no sea muy grande. Eso sí, lo mínimo para este escenario de uso son los 512GB. Como sucedía con la RAM, asegúrate de que puedas sustituir la unidad de almacenamiento sea una tarea sencilla.




La mega-guía de discos duros SSD: tipos, tecnología y cómo elegir el mejor para nuestro PC

La mega-guía de discos duros SSD: tipos, tecnología y cómo elegir el mejor para nuestro PC

Una pantalla a la altura

Aerooo

Aunque para una tarea tan exigente como jugar, no podemos olvidar que se trata de un ordenador portátil, es decir, que hemos de poder trasladarlo con relativa comodidad y/o usarlo en movilidad. Esto representa un desafío a nivel de diseño y de autonomía habida cuenta del hardware integrado para este desempeño.

La necesidad de unas dimensiones moderadamente contenidas hace que las diagonales más frecuentes en portátiles gaming sean las de 15,6 y 17 pulgadas, aunque hay excepciones para ganar el ligereza o, como en el caso de los HP Gaming, apuestan por quedarse en el medio con la 16,1 pulgadas. Por diversidad en el mercado, relación calidad precio y la movilidad, las 15 pulgadas son la diagonal más adecuada.

En cuanto a resolución y tasa de refresco, lo mínimo que vamos a encontrar son modelos Full HD y 60 Hz, aunque salvo los modelos más baratos, es bastante frecuente que alcancen frecuencias de 144 Hz. En portátiles de 17 pulgadas se aprecia mejor esa tasa de refresco, pero también merece la pena buscar modelos que suban hasta la resolución 1440p, a caballo entre el FHD y el 4K.

En la zona más premium del mercado vamos a ver algún portátil gaming con resolución 4K, pero son la excepción, ya que en las diagonales en las que nos movemos no es posible sacar todo el partido posible. No obstante, si buscas calidad de imagen, los hay con soporte para HDR. Asimismo, los portátiles más ambiciosos son implementan las tecnologías Nvidia G-Sync y AMD FreeSync, tecnologías que sincronizan la pantalla con las tarjetas gráficas, eliminando el tearing y el ghosting.

En todo caso, si el portátil va a ser tu único equipo para jugar y no vas a moverlo demasiado, valora adquirir un monitor gaming externo para aprovechar al máximo las bondades de la GPU aplicada a juegos triple A. Aquí te interesa no solo que tenga HDMI, sino también DisplayPort y USB-C con soporte para Thunderbolt, para usarlo con resoluciones y fps ambiciosas.




VGA, DVI, HDMI, DisplayPort o USB-C: cómo saber qué cable para monitor necesito

VGA, DVI, HDMI, DisplayPort o USB-C: cómo saber qué cable para monitor necesito

Portátiles gaming recomendados en función de presupuesto

Hasta 1.500 euros

Este rango de precios nos obliga a priorizar el hardware, buscando esencialmente una buena combinación de GPU y CPU que nos proporcionen una experiencia satisfactoria. En este sentido, los modelos más ajustados van a integrar procesadores y tarjetas gráficas de la generación anterior de AMD e Intel.

Tampoco conviene descuidar ni la RAM ni el almacenamiento, con esos 16GB y 512GB como mínimos para una inversión gaming de presente y futuro. No obstante, si encuentras una gran oferta que no cumpla estas premisas, asegúrate que puede actualizarse.

En todo caso, lo más importante es apostar por el equilibrio, de modo que minimicemos el efecto de cuello de botella derivado del componente limitado.

En cuanto a pantallas, es recomendable decantarse por los modelos de 15,6", más livianas en cuanto a requerimientos y va a ser complicado encontrar tasas de refresco o resoluciones altas.

MSI Bravo 15

Msi

MSI Bravo 15 A4DDR-217XES

Pantalla

15.6" IPS FullHD 144Hz 45%NTSC Thin Bezel con FreeSync Premium

Procesador

AMD Ryzen 7 4800H

Tarjeta gráfica

AMD Radeon RX 5500M 4GB GDDR6

RAM

16GB, DDR4 8 GB x 2 (3200 MHz)

Almacenamiento

512GB NVMe PCIe SSD

Precio

999 euros

Este MSI Bravo es una buena opción low cost en la que el fabricante apuesta por AMD para la GPU y CPU logrando un conjunto equilibrado. Pese a lo ajustado del precio, destaca por su sistema de refrigeración Cooler Boost 5 y unas dimensiones contenidas. Eso sí, su oferta de puertos es más bien escasa.

.





Fecha: 20-02-21
Categoría: Articulo

Leer Más Todos los artículos

TODOMOVIL Copyright © 2021

Mapa del sitio Usuarios navegando 61178